David Copperfield tuvo que revelar un truco tras una demanda judicial