De la sonrisa seductora de Leonardo Sbaraglia a Dolores Barreiro y su pequeña Indra