Delfina Chaves modela sus curvas golpe a golpe

El boxeo también es cosa de chicas: la joven actriz, hermana de Paula Chaves, lleva adelante una exigente rutina fit cuatro veces a la semana
(0)
31 de marzo de 2017  • 17:48

Llegamos a la cita, en un gimnasio de Belgrano, tercer piso sobre la avenida Cabildo, minutos después de las ocho. Delfina Chaves (21) ya empezó con su rutina de ejecicios. Ahora, con los puños vendados, golpea una bolsa con toda su fuerza y acompaña cada movimiento con un grito que, dirá luego, le nace desde el estómago. Su profesor, Federico Devesa, le corrige la postura y algunos movimientos. La actriz, que ya no necesita ser presentada como “la hermana menor de Paula Chaves”, está a pleno con la rutina fit que practica cuatro veces a la semana. Cuenta que la pasión por el deporte y la actividad física la heredó de su papá Miguel, quien juega al tenis y va al gimnasio todos los días. “Desde que volví de Los Ángeles, donde estudié teatro en la escuela de Lee Strasberg y en la Beverly Hills Playhouse, empecé a entrenar y ahora no lo cambio por nada”, dice Delfi.

–¿Desde cuándo hacés boxeo?

–¡Hace apenas un mes! Empecé porque me lo recomendó Manuela Viale. Veía sus videos entrenando en Instagram y me dieron ganas de arrancar. Yo antes corría, pero se me volvió algo muy aburrido. Con este deporte me enganché en serio, me dan ganas de venir y una vez que arranqué se me volvió algo que necesito en mi día a día.

–¿Acompañás esta rutina con alimentación saludable?

–Cuando empecé a correr consulté a una deportóloga que me hizo una dieta para que pueda rendir mejor y me pasó algunas recetas para que yo cocine en casa. Pero me doy el gusto de comer algo dulce cuando quiero. Tengo un ritmo de vida muy sano: si no entreno, salgo a correr o a caminar. El año pasado, cuando grabábamos Amar después de amar, salía de trabajar diez horas y me iba a correr 10 kilómetros porque mi cuerpo me lo pedía.

–Hablando de la novela, ¿cómo te sentís cuando te ves?

–Es muy raro, no es lo que más me gusta, pero es la única manera de mejorar. Es hermoso cuando algo que hacés le gusta a la otra persona. No tengo dudas: sé que quiero actuar por el resto de mi vida.

–¿Solés pedirle consejos a Paula, tu hermana?

-Sí, ella siempre me ayudó. Siempre tiene una buena respuesta para darme. Tenemos una relación divina. Desde que nació Olivia, y me convertí en tía, descubrí un amor por los chicos que no conocía. Mis sobrinos me hacen muy feliz, ¡son mi debilidad!

–¿Cómo te definirías?

–Soy extrovertida, pero no me gusta ser el centro de atención, soy reservada con mi vida privada. A los 17, debuté en la televisión al lado de mi hermana Paula en “Concubinos” –un segmento dentro de La cocina del show–, y a partir de ahí empecé a presentarme en diferentes castings. Todo se fue dando de manera tranquila. Nunca estuve mucho tiempo sin trabajar y hoy estoy feliz con el éxito de Amar después de amar.

  • Texto: Sofía Kotler
  • Fotos: Juan Ignacio Roncoroni

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.