“Desapareció mágicamente”: la extraña historia del Oscar de Jared Leto