El error de Vanity Fair que hizo reír a Oprah Winfrey y Reese Whiterspoon