Famosos participaron de una gala a beneficio del Hospital de Niños

El look de Mariana Fabbiani aprobado por Matilda Blanco
El look de Mariana Fabbiani aprobado por Matilda Blanco Crédito: Gerardo Viercovich
En Palermo, Mariana Fabbiani, Julián Weich y Nicole Neumann dijeron presente para juntar fondos para el centro médico
(0)
28 de octubre de 2016  • 09:21

La Asociación Cooperadora del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez festejó anoche sus 60 años con una fiesta en la que, a través de subastas y donaciones, se recaudó dinero para renovar el instrumental quirúrgico. A la cena, que contó además con varios números musicales y sorteos, asistieron unas cuatrocientas personas, entre las que se encontraban Mariana Fabbiani , Julián Weich , Nicole Neumann , el Chino Leunis , Verónica Varano, Matilda Blanco, Diego Leuco, Gabriel Corrado y Raúl Lavié.

Uno de los primeros en llegar a La escondida de Dorrego, en el barrio de Palermo, fue el conductor del evento, Julián Weich. Muy elegante, con un saco de pana y un jean achupinado gris, posó para las cámaras, bromeó con su colega Leunis –otro de los más puntuales- y se prestó gustoso a la improvisada conferencia de prensa. “Para mí es importante estar acá porque los chicos no tienen la posibilidad de tomar decisiones. Por eso, que puedan contar con un buen hospital como el Gutiérrez, me parece que es una decisión que debemos tomar los adultos. Allí se atienden 1500 chicos por día de todo el país. Además, el Gutiérrez cumple 141 años y la Cooperadora 60, así que qué mejor momento para acompañarlos”, le contó a LA NACION.

Unos minutos después, vestida íntegramente de negro –con un diseño de Verónica Lozano para Natalia Antolín-, con el cabello recogido y sin vestigios de la conjuntivitis que la tuvo a maltraer las últimas semanas, llegó Mariana Fabbiani, madrina de la Cooperadora del Hospital. Sin dejar de sonreír, también explicó por qué decidió ser parte de la velada. “Tomo mi madrinazgo con mucho orgullo y mucha responsabilidad. Si todos colaboran y ponen su granito de arena –que se puede hacer con tarjeta de crédito- hacemos que esos 1500 chicos y sus familias tengan lo que necesitan. Es tanto el amor y la vocación de la gente que trabaja en el hospital que es imposible no contagiarse”, nos dijo de un tirón.

La relación entre Mariana y el hospital empezó mucho antes de que le propusieran ser madrina de la Cooperadora. “Fui voluntaria del hospital durante mi adolescencia. Por eso es un lugar que particularmente siempre quise mucho porque viví cosas fuertes haciendo esa tarea. Ellos no lo sabían, y cuando me convocaron les conté que es un hospital que amo, y que iba a hacer mi tarea con toda la convicción porque estuve ahí y vi como trabajaban”, recordó. Por eso, ahora, desde el rol que tiene en los medios, procura “ayudar a que la Cooperadora consiga los elementos que necesita”.

Los looks. A pasos de Julián y de Mariana, en la planta baja del salón, Matilda Blanco, la experta en moda y panelista de Este es el Show, posaba para los fotógrafos. ¿Cuál era su opinión sobre los looks de la noche? “Veo de todo. Te lo digo con números: veo muchos 3, muchos 4 y un 10”, nos dijo risueña. Y aunque se negó a decirnos quiénes merecían el menor puntaje, aclaró que la máxima puntuación era para el look de Fabbiani. “Pocas veces he visto tanta esplendidez”, remató.

Pero más allá de prestarse con ganas al juego que le propusimos, Matilda también cumplió una función especial en la velada de anoche. “Me llena el corazón poder poner mi granito de arena para la Cooperadora. Fui convocada como anfitriona para incentivar a los que están en mi mesa a que colaboren, así que estoy muy feliz de estar acá. No es la primera vez que colaboro y me encanta venir”.

Casi juntos, llegaron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, su mujer, Bárbara Diez, y la otra conductora de la velada, Verónica Varano. Los tres posaron juntos para las fotos, y Varano aprovechó para preguntarles cómo iban llevando la flamante paternidad.

En el primer piso, en la recepción, todos aprovecharon para saludarse, charlar, degustar la variedad de finger food y probar alguno de los tragos que ofrecía una barra totalmente equipada.

Nik y uno de los trabajos que se subastó
Nik y uno de los trabajos que se subastó

El comienzo. Pasadas las 21, el gran salón principal abrió sus puertas y entonces llegó el momento de acomodarse en las mesas. Weich y Varano dieron por comenzada la velada, y el primer momento emotivo de la noche llegó con un tape que médicos y pacientes del hospital prepararon especialmente para el conductor, agradeciéndole su compromiso con la causa. Inmediatamente después, aparecieron en el escenario los miembros del sexteto lírico Bravísimo, que deleitaron a los presentes con un repertorio ecléctico que incluyó “O sole mío” y la canción infantil de María Elena Walsh “El brujito de Gulubú”.

Antes de que comenzaran las subastas (cuadros de Milo Lockett, dibujos de Nik y plateas, camisetas y la posibilidad de conocer a distintos planteles de fútbol), llegó Gabriel Corrado con su mujer. Apurados y sin querer llamar demasiado la atención, se acomodaron pronto en sus mesas y desde allí siguieron las alternativas de la velada.

Gabriel Corrado junto a su mujer, entre los últimos en llegar a la gala
Gabriel Corrado junto a su mujer, entre los últimos en llegar a la gala Crédito: Gerardo Viercovich

La última en llegar fue Nicole Neumann , enfundada en un vestido amplio en dos tonos de Justa Petra. Aunque la gala ya había empezado se tomó su tiempo para posar con maestría para las cámaras y contarle a LA NACION cómo vivió esta semana de gran exposición en los medios. La velada siguió con sorteos, más números musicales y, mientras un puñado de voluntarios recorría las mesas para tomar donaciones, todos pudieron disfrutar de una exquisita cena con un fin más que justificado.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.