Fernando Dente: "No tengo ganas de armar un vínculo con mi padre biológico"

El actor fue entrevistado por Jorge Rial en Intrusos
El actor fue entrevistado por Jorge Rial en Intrusos Fuente: Archivo - Crédito: Captura LN
(0)
11 de junio de 2019  • 16:29

" Antes de morir mi mamá me reveló que soy hijo de un cura que fue catequista en el colegio de mis hermanos", confesó Fernando Dente (29) hace unos días. Hoy visitó Intrusos, el ciclo que Jorge Rial conduce en América, y reflexionó sobre sus declaraciones.

"No hay un morbo atrás de esto ni una cuestión amarillista sino que es la historia que me tocó vivir y yo hice lo que hice a partir de eso. Hoy estoy bien, viviendo un proceso nuevo, el después de dar un paso muy importante. Es todo muy reciente, y no sabía cómo iba a ser. Pero estoy tranquilo. La realidad supera la ficción", reflexionó el actor.

En una charla íntima, Fernando habló a corazón abierto. ¿Cómo se decidió a hablar sobre su identidad? "Hace unos meses, cuando hice el posteo en mi Instagram contando que era gay, no quise hablar para que no se especulara. Y hace algunas semanas, quedé en hacer una entrevista con la revista Gente por mi carrera musical y nos sentamos a hablar. No pensé en contar esto ni en hacer una tapa. Pero me salió. En su momento necesité contar que era gay porque me hacía ruido ocultarlo. En mi círculo todos sabían que soy gay y vivo mi vida libremente. Pensé que le estaba dando un mensaje errado a mis seguidores, que son jóvenes en su mayoría. Es mi identidad y lo compartí. Cuando empecé a hablar en la nota, en el relato cronológico, llegó el momento en que mi mamá me contó quién es mi papá.Y ahí salió todo".

Fernando Onetto, padre biológico del actor, en Los ángeles de la mañana
Fernando Onetto, padre biológico del actor, en Los ángeles de la mañana

¿Cuándo se enteró que su papá biológico no era su papá de crianza? "A los 17 años mi mamá me contó que mi padre es un cura y hoy está naturalizado en mi vida. Es mi identidad. No había planeado contarlo pero salió. Pienso que si lo hice, es por algo. Tenía necesidad de contar mi historia. Mi identidad era una piedra que tenía en el zapato; me hacía ruido. Crecí viendo a mi mamá y a mi papá haciendo lo mejor que pudieron. Vi cómo se fueron enfermando y cómo se murieron; mi papá tenía hepatitis, mi mamá dos cáncer. Guardarse cosas hace mal, te enferma y si no aprendo eso, soy un tarado. No tengo por qué llevar esa mochila; yo nací. Mi mamá es una ídola. Me contó algo de esa historia de amor y sé que son dos personas que se enamoraron y por algo mi mamá no abortó, y hubiera estado en todo su derecho. Mi mamá fue una persona muy especial y cuando me contó eso, se resignificó en mi vida porque se tuvo que quedar al lado de alguien a quien no amó, durante 30 años. Cuando me lo confesó, mi mamá estaba divorciada de mi papá, hacía dos años. Me contó su historia de amor con el cura y lo dijo con culpa y con miedo, pero a mí me dio felicidad saber eso, porque mi mamá se convirtió en una heroína. Fue una epifanía. En ese momento yo estaba en High School Musical, empezando a hacer una vida que siempre soñé. Y por eso lo archivé por un tiempo".

¿Cómo fue su relación con su papá de crianza? "Mi papá era un tano bruto pero siempre fue amorosamente especial conmigo. Yo era el patito feo, no quería jugar al fútbol, me gustaba bailar. Siempre me entendió, y una vez me escribió una carta hermosa. Cuando supe la verdad sobre mi identidad, pude entenderlo y acercarme a él de otra manera. Nunca voy a saber si él conocía o no la verdad. Tal vez lo intuía. Fueron muy buenos papás conmigo, pasé situaciones feas pero les sucede a todos. En mi familia aprendí a no juzgar ni sentenciar a la gente. Tenían una relación toxica y se amaban a su manera, pero no eran un demonio; ninguno de los dos. No quisiera tener uno de esos amores, pero eran mis padres".

Fernando también contó que sus hermanos mayores eligieron su nombre. "No me llamo Fernando por mi padre biológico. Con mis hermanos nos amamos y nos pelamos mil veces y será siempre así porque crecimos de esa manera".

¿Quiere tener relación con su padre biológico, Fernando Onetto?, quiso saber Rial. "Pude conocer a mi padre biológico. Y nunca lo juzgué. Pero no tenía ganas de formar un vínculo nuevo. Sé que tengo un hermano pero no quiero ya contar más intimidades. Sé que abrí una puerta, pero ya está. Tampoco indagué demasiado sobre la historia de amor de ellos. Para mí esta bien así. Mi papá es Dente. Hace unos años decidí no armar un vínculo con mi padre biológico porque no tengo ganas. Pude conocerlo y estuvo buenísimo porque charlamos. Pero tenia 18 años recién cumplidos. En ese momento se enfermó mi mamá y decidí dejar todo ahí. Hoy elijo no tener relación con él".

En Los ángeles de la mañana, el padre biológico de Fernando Dente, Fernando Onetto, comentó su deseo de reencontrarse con su hijo. " La situación no es fácil, es dolorosa. Mi familia siempre conoció lo sucedido y estamos llevando adelante este proceso tan inesperado, dialogando entre nosotros y apoyándonos", comentó Onetto.

En el final de la entrevista con Rial, Dente se emocionó cuando habló de su mamá. "Ella decía que el universo se había complotado para que yo naciera. Me construyó mi autoestima desde el minuto cero y yo le creía. La mía es una historia con final feliz, la de ese chico de 10 años que soñaba con ser actor y creció en una familia en la que sus papás se peleaban mucho. Tengo mi identidad y ese es el derecho que tenemos todos como personas. Pasé por todo el proceso, me enojé con con mi mamá, me peleé, pude contarle que era gay. Todas nuestras charlas fueron liberadoras. A mi papá no se lo pude contar pero un día dejó de preguntarme por mis novias. No los juzgo, me encanta el amor y que la gente se permita vivir eso me parece increíble. Mi mamá siempre me habló bien de mi papá biológico".

Finalmente, el actor confesó que no se había arrepentido de contar su historia pero que, cuando se dio cuenta de que lo había hecho, le dio miedo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.