Keanu Reeves aseguró que durante 14 años formó parte de una lista negra

El actor aseguró que debido a una decisión suya, uno de los estudios más importantes le cerró sus puertas
El actor aseguró que debido a una decisión suya, uno de los estudios más importantes le cerró sus puertas
(0)
18 de abril de 2019  • 21:44

Supo moverse con maestría por algunas de las películas independientes más recordadas y ponerse, también, al frente de tanques que marcaron a toda una generación. Sin embargo, mantenerse en lo más alto de Hollywood no le resultó nada fácil: en una reciente entrevista, Keanu Reeves aseguró que durante 14 años formó parte de una lista negra que relegó su presencia en la pantalla grande.

El protagonista de Mi mundo privado y Matrix le contó a la revista GQ que una decisión que tomó en su momento tuvo sus represalias. Según reveló, en 1996 él se encontraba actuando en una puesta de Hamlet, en una sala de Winnipeg, Canadá. Por ese motivo, decidió desechar una oferta de 20th Century para protagonizar la segunda parte de Máxima velocidad.

El primer film de la saga, que Reeves protagonizó junto a Sandra Bullock, fue un éxito de taquilla que logró recaudar nada menos que 350 millones de dólares. Ante la negativa del actor a ponerse de nuevo en la piel de Jack Traven, Fox se vio obligado a buscar un reemplazante. Finalmente, quien se quedó con el papel fue Jason Patric, pero evidentemente la química de la pareja protagónica no fue la misma y eso se reflejó en la taquilla: la secuela recaudó menos de la mitad que la película original, tan solo 115 millones.

Veinticinco años después, Reeves aseguró que debido a aquella decision, el estudio le cerró sus puertas durante 14 años. "No volví a trabajar con Fox hasta El día que la tierra se detuvo", señaló . Sin embargo, Reeves asegura que no se arrepiente de haber tomado esa determinación.

"Nunca he pensado demasiado sobre mi carrera futura, o sobre qué iba a pasar, hasta hace bien poco, hasta la mitad de los cuarenta", aseguró en la misma entrevista. Y, además, afirmó: "El dinero no significa nada para mí. Podría vivir los próximos siglos con lo que ya he ganado. Mi idea de la felicidad está relacionada con acostarme con la persona que amo, compartir una cena con amigos o andar en moto. No tiene nada que ver con un saldo bancario de varios dígitos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.