La duquesa de Alba enfrenta horas críticas