La Duquesa de Cambridge, una mamá casual en los jardines de Kensington