María Valenzuela rompió el silencio sobre su depresión: "Pasé más de diez días sin comer"

María Valenzuela junto a su hija Malena
María Valenzuela junto a su hija Malena Fuente: Archivo - Crédito: Gentileza Revista GENTE
La actriz brindó una entrevista por primera vez desde su internación en una clínica psiquiátrica
(0)
2 de noviembre de 2016  • 17:33

Luego de recibir el alta médica y dejar la clínica psiquiátrica donde se internó por un cuadro de depresión, María Valenzuela sigue dando pequeños pasos hacia su recuperación definitiva. En una entrevista con Revista GENTE, la querida actriz habló por primera vez sobre su internación y los episodios que la condujeron a buscar ayuda en sus hijos. ¿El detonante? La muerte de su amigo Gaspar. "Cuando me dijeron que había muerto colapsé (...) no podría tragar comida, tenía el estómago demasiado cerrado. Llegué a pensar: 'Bueno, en una de esas me muero de inanición'. En un momento dado tuve una crisis existencial. Me pregunté: '¿Cómo se sigue ahora? ¿Qué hago de mi vida?' Tenía la angustia, el llanto permanente y tomaba Rivotril para seguir durmiendo. No me quería levantar" confesó la actriz.

Asimismo, María detalló que su depresión apareció bajo la forma de ataques de pánico, de los cuales fue rescatada por su hijos: "Me temblaba todo, se me salía el corazón, lloraba, no podía salir de la cama y mi hijo Juan me acariciaba acostado conmigo, me prendía la tele para distraerme y la apagaba porque pensaba que me hacía daño. No podía más y, llorando, le dije: “Juan, llamá a Malena para que haga todo el operativo para internarme, porque me voy a morir... Sola no puedo”'. De esta forma, la actriz buscó internarse voluntariamente, tomando así consciencia de lo mal que se encontraba. A través actividades cotidianas en la clínica, María fue saliendo de a poco del oscuro momento: "Pintaba mandalas, tomaba un poco de sol en el patio, almorzaba (...) Charlando con los demás me di cuenta de que hay mucha gente que sufre, la depresión es un mal muy vigente" aseguró.

Sin embargo, independientemente de sentirse mejor, Valenzuela es consciente de que todavía requiere del apoyo de su familia para no padecer una regresión en el tratamiento: "Necesito que me sigan mimando, porque ha dado resultado. Me siento muy respetada y querida, como profesional y como persona, y tengo tres hijos maravillosos. Todos me levantaron el ánimo" concluyó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.