Michelle Obama le ganó el duelo de estilos a la primera dama británica