Pamela Anderson visitó por sorpresa un campo de refugiados en Francia