Piaf, la voz de fuego