Plus informativo

Por Carlos Guarnerio
(0)
7 de mayo de 2003  

  • OK. Menem aceptaría cumplir con los 125 puntos propuestos por Rodríguez Saá. Eso sí: los pondría en práctica a todos juntos y el último día antes de terminar el eventual futuro mandato.
  • Ejemplar. Kirchner recomendó a su dirigencia no tentarse en aceptar cargos futuros. Al respecto, él da el ejemplo: en caso de ganar el 18 de mayo, duda en aceptar el cargo de presidente.
  • Viejo apotegma. La segunda vuelta de esta elección desmiente contundentemente aquello de que para un peronista no hay nada mejor que otro peronista.
  • Realismo. En el ballottage, Menem evitaría gestos de triunfalismo. Esta vez, su búnker se instalaría en el hotel ex Presidente.
  • Opciones. El voto en blanco suscita amplia adhesión. Los analistas coinciden en que la razón de este apoyo se debe a que Blanco aún no gobernó.
  • Mimetismo. Algunos entendidos observan que Menem convocó a Melconian para parecerse un poco más a Lavagna. Sospechan incluso que éste habría sido su plan B, luego de descartar una cirugía plástica para parecerse más a Kirchner.
  • Del exterior. Duhalde viajará al exterior para dar conferencias. En cuanto a la concurrencia a esas charlas, su entorno íntimo le habría advertido: Mirá que afuera no tenemos aparatos...
  • Las dos estaciones. Antes se aludía a la crisis con la frase hay que pasar el invierno. En época de Duhalde, se dice que no pase el veranito.
  • Cronológicas. El problema de eliminar las horas extras es que previamente a uno ya le hayan eliminado las normales.
  • Pan comido. Los almuerzos de Mirtha Legrand no tendrían el rating esperado. La producción no sabe si cambiar la línea o cambiar el menú.
  • Parecido diferente. El santacruceño Néstor Kirchner habría negado ser el Chirolita de nadie. Por su parte, el candidato a intendente por el menemismo en Pergamino habría dicho: ¡Y yo no soy el Tristán de nadie!
  • Fashion. Ante el cuestionamiento por las llamadas caras viejas, dirigentes menemistas señalaron la presencia de varios rostros nuevos y también de otros viejos, pero hechos a nuevo.
  • Ordenes. Kirchner desmintió que, de ser presidente, justifique sus eventuales errores con la Ley de Obediencia Debida.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.