Por amor a las raíces musicales argentinas

Marcelo Simón es un amante del género y lleva adelante una rica programación en la FM Folklórica
Alicia Petti
(0)
23 de febrero de 2015  

Marcelo Simón es un claro ejemplo de una vida dedicada a su vocación: locutor, periodista, guionista y un apasionado por el folklore. Eso lo llevó a la práctica en la gráfica, la TV y la radio. Por ejemplo, es difícil olvidar Voces de la patria grande, un ciclo tan distinguido como premiado. Desde 2003 es el director de Nacional Folklórica (FM 98.7), a la que dedica toda su energía y entusiasmo. Pero, además, este año retornó al micrófono con un ciclo que va de lunes a viernes, de 12 a 14, que precede en la FM al de Héctor Larrea. "Me gusta hacer radio. Lo hago desde los 16 años. Amo trabajar con la música. Quiero al folklore porque soy hijo de extranjeros. En eso soy un fundamentalista: el folklore tiene un amplio territorio que va más allá de la tradición y los recitadores gauchescos. Eso fue una etapa que se dio en el género. Ahora ha sido superada por varias generaciones que lo revolucionan. Esta FM es una caja de resonancia de ese fenómeno. Y con frontera dilatada, porque no hay tema del que no se pueda hablar o que sea ajeno al folklore. Éste ha sido un país muy receptor, tanto de culturas como de personalidades extranjeras, religiones diferentes, sexualidades distintas", explica.

En esa radio trabajaron personalidades como el Chango Farías Gómez, Jairo o Jaime Torres. Y Simón asegura que el folklore tiene las puertas más abiertas que el rock, inclusive. "Acá se escuchan los clásicos y lo último de lo último. Y en algunos programas hasta se escuchan otros ritmos. La buena música se celebra. Porque el personaje argentino, sin odios religiosos ni de otra naturaleza, es un tipo abierto. Algunas de las músicas que más se han bailado y cantado en otras épocas pertenecían a la inmigración española, italiana y hasta alemana. La Argentina siempre manifestó su vocación de recibir al extranjero", aclara Simón, quien a la hora de repasar la grilla de La Folklórica Nacional pone fervor, pasión y un acento marcado en cada nombre propio. "Después de la trasnoche, con Guillermo Chávez, están Horacio Embón y después Cerasuolo. Sigo yo y luego el prestigio de Héctor Larrea, con un programa de 14 a 17. Hay una horita de Ricardo Basalo, con Un alto en la huella, que es bien tradicionalista. Tenemos muchos oyentes para eso. Después viene Emiliana Merino, sigue un programa de chamamé que hace Marina Luzuriaga. Después tenemos una tira que va cambiando. Los lunes, Vitillo Ábalos; los martes, Jaime Torres; los miércoles, los Carabajal; el jueves, Facundo Ramírez, que es un fenómeno, y los viernes lo dedicamos a hacer una melange. La noche termina con Esteban Giordano, que es un colega nuestro, un periodista gráfico, guitarrista, que fue director del Teatro del Libertador, una especie de Teatro Colón cordobés".

El fin de semana en La Folklórica presenta a Jorge Puerta, Hugo Chumbita, Damián Sánchez, un programa de la Academia Nacional de Folklore, José Palomino Cortez, el Bebe Ponti -gran autor de chacareras-. Marcelo Levy, Mariano del Mazo, Daniel Viglietti y Nora Massi con el prestigio de Las dos carátulas, un programa de la Biblioteca Nacional, A ellos se les suman Micaela Farías Gómez -hija del Chango-, Cristian Vitale, Jorge Marziali, Sara Vinocur y Omar Moreno Palacios.

"Además, hicimos un disco y un programa con canciones de Spinetta versionadas por artistas folklóricos. En estos tiempos que vivimos hay que tener la cabeza abierta y con un auditorio maravilloso, en pleno microcentro (Maipú 555), para 200 personas para que vean auténticos artistas. Acá todos tratamos de mostrar la Argentina, que es un país admirable, que siempre lo fue, con la música de cada provincia, sus historias. La frutilla de la torta es la biblioteca para estos temas, sin que nadie nos diera un mango. Una biblioteca llena de enciclopedias, de diccionarios, porque cuidamos el idioma", concluye.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.