Por amor al Dakar, Facundo Arana piloteó una avioneta desde Colón hasta Rosario