Por cuestiones políticas, Natalie Portman se negó a viajar a Israel para recibir un premio