Por primera vez, un director argentino encabeza la taquilla en EE.UU