Despidos que abren un interrogante sobre el futuro de Radio Clásica

Por el momento, la emisora continúa con su programación musical
Marcelo Stiletano
(0)
31 de enero de 2002  

Un nuevo conflicto amenaza con complicar aún más dificultosas condiciones en las que las radios de frecuencia modulada (FM) consagradas a la música clásica prestan su servicio a la comunidad.

Patricia Casañas, hasta ahora directora artística de Radio Clásica Nacional (FM 87.9) y de Radio Clásica Premium (FM 103.5) informó a LA NACION que 16 trabajadores de ambas emisoras, entre los que se incluyen programadores, locutores y conductores, fueron despedidos verbalmente por las autoridades de Radio Clásica SA.

Esta situación no alteró las emisiones de ambas FM, en las que ayer podía sintonizarse sus respectivas programaciones musicales. De todas maneras, el conflicto se agrega a la ya dificultosa audición que para los melómanos tiene la 87.9, situada en el extremo izquierdo del dial y virtualmente inexistente en no pocos receptores.

“Los despedidos son las personas que por casi 15 años hicieron de Radio Clásica la mejor emisora de música clásica del país”, señaló Casañas, que dijo que también ella forma parte de esa lista. A su juicio, esta decisión responde a un proyecto que limita este tipo de emisoras “a la música grabada en un disco rígido con un locutor”, es decir a un funcionamiento mínimo.

Según la todavía directora artística (que admitió no haber recibido hasta ayer la carta documento por la que se prescinde de sus servicios), la decisión fue invocada por Radio Clásica SA por razones económicas, particularmente a raíz de la caída de las ventas de espacios publicitarios y el alejamiento de dos de los principales auspiciantes.

“Se presentó ante nosotros Humberto Cardozo, que dijo ser el nuevo presidente de Radio Clásica SA para anunciarnos los despidos. Hoy (por ayer) llegaron las cartas documento a dos locutoras e inclusive uno de los que está en la lista, Ramiro Albino, que tiene un programa de música antigua antes de incorporarse a Radio Clásica, no pudo hacerlo. Es un acto de discriminación al que nos vamos a oponer.”

Sólo un contestador automático atendió ayer las reiteradas llamadas que hizo La Nacion a las oficinas de Cardozo. Lo mismo ocurrió en el domicilio y el teléfono celular de Adam Eleod, uno de los propietarios de Radio Clásica SA, muy cuestionado por Casañas, con quien trabajó durante varios meses. Luego se supo que ambos se encontraban ayer fuera de la Capital Federal.

“Cuando supimos los problemas de Radio Clásica SA, le acercamos a Eleod el 7 del actual una propuesta de salvamento por la que la empresa ahorraba mensualmente unos 15.000 pesos en las dos emisoras. También aceptamos autorrebajarnos el sueldo en un 50 por ciento. Al principio, Eleod pareció interesado, pero a partir de ese momento no tuvimos noticias de él”.

Ayer por la tarde, las posibles derivaciones de esta situación fueron tratadas en Radio Nacional por Marcelo Manuele, hasta ahora director de la emisora oficial, y Marcelo Simón, que fue designado para ocupar ese cargo por el gobierno de Eduardo Duhalde y está a la espera del nombramiento oficial para asumir sus funciones.

Un convenio con bemoles

Desde marzo de 2001, la frecuencia de música clásica de Radio Nacional se denomina Radio Clásica Nacional, merced a un acuerdo de coproducción por el cual la emisora oficial cede por primera vez a una entidad privada el manejo total de la programación, pero bajo el control de aquélla.

El convenio, que obliga a Radio Clásica a pagar un canon mensual de 10.000 pesos, fue cuestionado en su momento desde varios ámbitos de la música clásica y justificado por las autoridades de Nacional a partir de sus problemas presupuestarios.

“Nosotros no tenemos responsabilidad alguna en la contratación del personal de Radio Clásica y mucho menos cuando la empresa decide prescindir de sus servicios. Radio Nacional no tiene injerencia directa en esas decisiones, pero en lo personal no me alegra en absoluto que haya despidos”, señaló ayer Manuele a LA NACION.

Pero al mismo tiempo precisó que Radio Nacional tomará partido en el conflicto si sus efectos llegaran a incidir en la calidad de la programación, según se establece en el convenio.

“Radio Clásica SA no cumplió con la totalidad del pago del canon -afirmó Manuele-. Aunque la suma no es significativa, legalmente estamos en condiciones de dar por rescindido el convenio. Pero preferimos no agravar la situación sobre todo pensando en toda la gente que está afectada. Estamos citando a las autoridades de Radio Clásica y vamos a reunirnos con ellas en cualquier momento.”

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?