Hoby Defino es el hombre orquesta

Trabajó con Mateyko, asesora a Ludovica Squirru, escribe un libro de rock y hará cine con Raúl Perrone
(0)
17 de diciembre de 2006  

Hoby Defino es un cóctel de varios ingredientes extraños a la hora de combinar en un solo trago. El conductor de Que se vayan (todos ), que se escucha entre las 2 y las 5 en el dial de la Rock & Pop, es una rara mezcla del mundo del rock con el de la moda. Pero la receta que lo define lleva todavía más condimentos. El hombre, que comenzó trabajando como productor de Juan Alberto Mateyko, hizo castings y fue profesor de actitud en escuelas de modelos, es además el asesor financiero de Ludovica Squirru y, como si fuera poco, va a protagonizar la próxima película de Raúl Perrone y está escribiendo un libro de rock con el periodista Miguel Grinberg.

Vivir la vida con el reloj cambiado, desde 2004, no lo ha transformado en una persona que vive a contramano. Aunque se acuesta a las seis de la mañana, después de su programa, Alejandro (ése es un nombre verdadero hasta que el arquitecto Horacio Ravazzani lo bautizó Hoby por una mezcla de caras que vio en él) intenta estar de pie a las dos de la tarde para hacer todo eso que no ocurre durante su programa. Que no es poco.

Defino llegó a la radio de la mano de Mateyko, en 1987, en El Mundo. "Hice la escuela desde abajo, atendía tres teléfonos, diez horas por día. Y él era muy exigente. Lo único que no pudo cambiarme, gracias a Dios, es el estilo musical. El quería que yo escuchara Julio Iglesias, Valeria Lynch..., pero yo era de los Rolling Stones, de Charly... Igual, guardo un gran recuerdo de Mateyko y le tengo gran respeto. Y pese a las diferencias, yo musicalicé su programa porque tengo un sentido bastante copado para saber qué es lo que quiere escuchar la gente. Después trabajé en Radio Alfa, que fue muy importante en el mundo under. Ahí surgieron las Locas como tu madre y ahí hacía la mañana Sergio Villarruel, y estaba Ari Paluch. Después pasé por una radio que era un lujo: Funky Soul, que era una radio que se escuchaba en muy pocos lugares, pero te escuchaban las modelos. Venían chicas conocidas a buscar las entradas. Era una radio muy cool . Y también fui DJ en el reality El bar TV . Siempre me fue bien con la música", enumera Defino, sin prisa y sin pausa, evidentemente encantado de escucharse hablar.

-¿Cómo llegaste a Que se vayan (todos) ?

-El nombre yo no lo puse, ya estaba cuando llegué y la verdad es que no me gusta y no lo pude cambiar. De hecho, yo le digo Que se vayan.. . Todos no, porque alguno tiene que quedar. Pero tuve la suerte de que me convocaran de la Rock & Pop, yo ya lo descartaba como posibilidad.

- ¿Por qué?

-Porque estar en la Rock & Pop es como jugar en Boca o la selección nacional. Es la única FM que tiene hinchada. Que a las dos o tres de la mañana suenen cuatro líneas permanentemente no creo que pase en muchas radios, en ese horario.

-¿Cómo es hacer radio en ese horario?

-Yo lo hago como si fueran las tres de la tarde. Lo bueno de este programa es que no es el típico programa de la madrugada, onda Luisa Delfino. Yo soy Hoby Defino, y hago otra cosa. Hablo con la gente pero soy muy versátil para eso. Yo hago un programa al palo. Y hablo mucho con la gente. Los que me escuchan a esa hora son en general guardias de seguridad, la gente que trabaja a esa hora, muchos arquitectos, y bohemios, claro. Pero la música tiene una preponderancia importante porque yo siempre fui coleccionista musical. En los 90 viajé mucho y me gastaba toda la plata en discos y ropa. Además, tengo ensayos de los Redondos que son realmente joyas. Y suenan realmente muy bien. Y eso lo mezclo con temas actuales o un clásico de los Rolling Stones, o rarities , que son mi especialidad.

-¿De dónde viene tu relación con el mundo de la moda?

-Así como tengo aptitudes para la música también sabía ver qué chica era la que se venía. Hacía castings y era profesor en agencias de modelos. Entonces, aconsejaba a las marcas sobre qué chicas elegir.

-¿Profesor de qué eras?

-Daba clases de actitud. ¿Sabés por qué? Porque soy de esa gente que no tiene vergüenza. Puedo decir cualquier cosa sin caer en el mal gusto o en el humor negro. En la Rock & Pop hay mucho humor negro, pero yo no utilizo eso porque realmente no me gusta. Pero sí puedo hablar de todo. Y les enseñaba a las chicas a tener actitud.

Luz, cámara, acción

-¿Qué vas a hacer con el director Raúl Perrone?

-Tenemos un proyecto para hacer una película del mundo de la noche de la radio. Va a ser una especie de triángulo amoroso, una novela del rock en la que el principal personaje es la radio. El quiere dividir la pantalla y mostrar qué pasa con el programa y qué pasa con la noche en Palermo, por ejemplo. Yo ya actué en otra película de él, Peluca y Marisita.

-¿También vas a escribir un libro de rock?

-Sí, con Miguel Grinberg, que para mí es un lujo porque es uno de los primeros periodistas del rock local. Es un libro de rock que va a estar dividido en tres. La primera parte la va a escribir él; después nos vamos a fusionar para hacer dos reportajes a músicos, y yo voy a contar lo que vino después de la democracia. Los dos queremos mucho al rock argentino porque hay muchos músicos muy nobles e importantes en el rock local, hay muchos músicos valiosos, hay muy buena poesía; el rock argentino es el mejor de la lengua española.

-Tu relación con Ludovica Squirru, ¿cómo surgió?

-A Ludovica la conocí en la época en que trabajaba con Mateyko. Caí en su cumpleaños a llevarle algo y ella me hizo pasar. Ella vio algo en mí. Yo era como un Joey Ramone con el pelo largo y los ojos tapados, y ella se copó con mi onda. Y después yo era manager de un grupo de rock y le pregunté si quería ser la madrina del grupo. Ella se entusiasmó y como estaba haciendo el libro, me dijo que la llamara, ponele el 22 de septiembre a las 6 de la tarde, y yo la llamé ese día, a esa hora, y de ahí no nos separamos más. Fue genial. Los tres primeros años nos reuníamos mínimo trece horas por día, seis días a la semana a charlar. Yo le pasaba rock y ella me pasaba Tao. Ella me pasaba filosofía oriental y yo le grababa discos. Es que ella sólo conocía a los Beatles y yo le mostraba otra cosa. Fue nutritivo para ambos y por eso, 18 años después, seguimos juntos. Ella es como una madre, una hermana. Fue la persona a la que más miedo le tuve en mi vida y la que más me ayudó con todo.

-¿Miedo?

-Y porque ella tenía una imagen muy fuerte y yo pensaba: me va a embrujar. Pero fue la persona que más me ayudó, desde la cabeza a hechos concretos. ¿Qué te puedo decir de Ludovica? Es mono Tauro.

Por adentro

  • Que se vayan se emite de 2 a 5, en la FM Rock & Pop (95.9). Hoby Defino conduce el ciclo junto a Tania Wedwltoft. En la producción general está Mariela Demarco; en producción, Juan Herrero y Nicolás Fontana. En la producción artística, Dolores Prosen, y en la operación técnica, Sebastián Domínguez.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.