Julio Lagos, el gran innovador

Después de pasar por todos los horarios, se instaló en los mediodías de El Mundo
Alicia Petti
(0)
9 de julio de 2012  

Con años y años de trayectoria radial, Julio Lagos posee casi un récord por haber transitado frente al micrófono todos los horarios, los formatos y casi todas las emisoras. Pionero en leer las noticias de los diarios, en la utilización de Internet, de la Webcam y de la Twitcam, y de salir a la madrugada para recorrer las calles de la ciudad, ahora se instaló en el horario del mediodía con un título acorde Paramos para almorzar , donde también instala su sello innovador.

-¿Cuánto hace que trabajás en radio?

-Cincuenta y un años. Transité todos los horarios, pero éste me parece el mejor de todos: de lunes a viernes, de 13 a 15, por El Mundo (AM 1070) con Paramos para almorzar . No tengo que madrugar, ni acostarme tarde, no trasnocho ni trabajo los fines de semana. La ilusión es tener más oyentes siempre; El Mundo tiene una base de audiencia determinada con un perfil específico y lo que nosotros tratamos de hacer es agregar otros sectores de audiencia.

-¿En qué cambió este medio?

-El primer gran cambio fue el transistor. Después pareció que la radio languidecía, hasta que llegó Internet y nos puso en todo el planeta. Luego volvió a languidecer. Hoy la radio vuelve a salvarse porque aparecen los teléfonos inteligentes, donde cada persona tiene radios de todo el mundo en su celular.

-La época de los teléfonos inteligentes.

-El que nos escucha en el smart- phone no es el oyente tradicional. Es un experimento riesgoso, pero es bueno volver a arriesgar todos los títulos y los blasones en una ilusión nueva. Una vez por día, salgo a la calle porque quiero que se vuelva a consagrar el domicilio de la radio. Tengo un cartel que pongo contra un árbol y salgo con mi transmisorcito. La gente ve un loco con auriculares, el cubo y el micrófono. Repara que algo ocurre y ve el logo de la radio en Avenida de Mayo. Esa zona es la de la gente que trabaja en las oficinas. Es toda gente joven, no son los oyentes tradicionales de El Mundo. Y los quiero ganar. Esto requiere trabajo en los sumarios, apuntar a un sector, un poquito a otro, la música y los lenguajes. Esa es la aventura y la intentamos en vivo. Y además en el estudio uso mucho la twitcam.

-Comenzaste leyendo noticias, inauguraste formatos e Internet...

-Uno tiene que volcar la pasión, el entusiasmo o la ilusión. A mí me gusta la radio e ir a la radio es una posibilidad, porque siempre hay alguien escuchando. Si bien es importante tener una base, una trayectoria, todo eso hay que confrontarlo con el día a día. Creo que la radio es un entretenimiento popular que debe tener música, ficción? noticias. Y no solamente las políticas. No hay que olvidar lo aquello que hizo grande a la radio y permitió que la radio fuera la gran compañía popular. Es ahí cuando la gente hace su elección, cuando escucha música en vez de radio. Eso pasa porque la radio no atrae. En cuanto a Internet, se cumplieron 15 años. Empezamos el 13 de mayo de 1997 en Aspen. Y dos años después, pusimos una cámara web.

-¿Qué requiere un ciclo de radio?

-El programa periodístico requiere producción. El otro día pensaba en lo que pasaba en Paraguay. Todas las radios hablaban del tema, del Mercosur. Una pinceladita de una música de cada uno de los países, palabras, climas, comidas. Para eso hay que trabajar, buscar elementos, editar? La radio no puede perder su soberanía artística. Hay que armar un separador, buscar un efecto, un sonido que oriente, elementos para que la transmisión sorprenda. Lo digo porque no quiero perder audiencia. Puedo fracasar, pero mientras tanto lo hago con la ilusión del primer día. Además tengo un gran equipo: Camila Iannini y Cecilia Gabay (producción), Marcela Barbero (locución) y Graciela Barrera en la operación técnica. Fernando Bolán en deportes, el chef Manuel Corral Vide, Alicia Vidal en consumo y publicidad, y a la astróloga Kirón

-La radio ¿es tu vida?

-La radio es una vitamina. Aprendo muchísimo todos los días. Y me hace más flexible. Hay tantos oyentes, sobre todo en la ciudad de Buenos Aires, donde se suma gente de todos los países? La radio tiene mucho que ver con los inmigrantes. El inmigrante siempre tiene miedo, está solo. En muchos casos, el primer contacto con el afuera es la radio. Si la radio puede sumar a la gente que viene de afuera, como hizo con italianos y españoles, habrá triunfado como triunfó en aquella época. Ahora, si estás todo el tiempo hablando de política, toda esa gente se queda afuera, no te escucha.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.