La radiofonía argentina cambia sin perder su esencia original

Se escucha más FM, pero la AM se mantiene estable; la facturación crece, aunque mucho menos que en otros medios, y se perfila fuerte una sorpresa desde el interior
Pablo Sirvén
(0)
23 de marzo de 2008  

Es curioso de qué manera se encolumnan las orejas en la radio argentina: mientras en la modalidad AM -un sistema menguante en el mundo, que en la Argentina también decrece, pero no tanto, ya que últimamente su baja se ha detenido- los favores de los oyentes se hipertrofian entre pocos (Radio 10 se queda con algo más del 39% de la audiencia; Mitre, con el 16 y monedas y un tercer grupo -Del Plata, La Red y Continental- se reparten entre las tres otro 27%), en la FM las preferencias se distribuyen más equitativamente y el interés de los radioescuchas aparece muy atomizado. Allí, la Mega va al frente, con un 12,51% del share , pero las demás la siguen de cerca (Rock & Pop, Vale, La 100 y Los 40 Principales). La audiencia de la frecuencia modulada sigue para arriba: el año pasado se estiró otro 5% y ya se escucha más que la AM.

Mientras el 83% de los habitués de la más popular, tradicionalista y vocinglera Amplitud Modulada son mayores de 35 años, en la más musical, transgresora y juvenil FM, el 70% de su público tiene entre 18 y 49 años.

Según Ibope, unos 6.100.000 personas, que representan el 77% de los habitantes de Capital Federal y del Gran Buenos Aires, escuchan radio diariamente.

Las mediciones de la audiencia radial siguen confirmando una gran tradición: el horario estelar de este medio continúa siendo la mañana, desde muy temprano, y empieza a disminuir por la tarde, más intensamente en AM (para Ibope, a partir de las 13 baja a la mitad) que en FM, aunque se reaviva un poco en el llamado "horario del regreso", cuando mucha gente vuelve de sus ocupaciones, con la radio sonando en su auto o en el auricular. A la noche, ya se sabe, la televisión absorbe la atención de todas las clases sociales.

Pero como toda regla, la radio también reconoce una curiosa excepción a la que habrá que prestarle cada vez más atención: desde Córdoba (donde tiene más del 70% de la audiencia, a pesar de que Radio Mitre le abrió allí una filial local que no le hace sombra) Cadena 3 se expande por todo el país, pues se hace escuchar mediante 23 FM instaladas en los principales centros urbanos de la Argentina (en los taxis porteños se la sintoniza cada vez más), cubre hechos internacionales con enviados especiales, con una frecuencia no muy usual en Buenos Aires y mantiene una audiencia estable a lo largo de todo el día.

* * *

Aunque, radialmente hablando, 2008 empezó bastante más apacible que el año anterior y con una audiencia sin mengua respecto de 2007 (sin recuperar, no obstante, aún el nivel de 2006), con el correr de las semanas el avispero se fue poniendo al rojo vivo: en Radio Mitre barrieron a la cúpula gerencial tras varios tropiezos; el levantamiento en masa de varios ciclos de Radio Nacional Clásica produjo otros malestares, al igual que los despidos en Radio Ciudad, pero en Del Plata, en cambio, celebran su escalada en la tabla de posiciones.

En las AM, además del tradicional aporte informativo, futbolero y de móviles en la calle, se acentúa la tendencia hacia el pasatismo chacotero. Se registra un aumento de los concursos y opiniones con la participación creciente de oyentes en vivo o grabados, la proliferación de columnistas, la autoimpuesta obligación de hacer humor con casi todo y muchos operadores se pasan de listos con sus baterías infinitas de efectos sonoros para burlar lo que se diga al micrófono.

En las FM, en cambio, se acentúa la tendencia hacia la segmentación musical y la audacia temática y verbal, por momentos casi salvaje.

Entretanto, se perfilan como fenómenos vitales, novedosos y muy promisorios los portales de las principales emisoras en Internet, con contenidos extrarradiales (videos, blogs, encuestas, etcetera), sus programaciones online, que permiten ser escuchadas en cualquier lugar del mundo y el intercambio de fragmentos llamativos en la red o la difusión de podcasts (archivos de sonido, por lo general en formato MP3) le va dando a la radio espacios y oportunidades de nuevos negocios hasta no hace tanto impensados.

La radio también busca romper sus propios límites para hacerse visible cada vez que puede, en acciones marketineras muy rendidoras destinadas a fidelizar a su audiencia y a ganar nuevos oyentes: los estudios instalados en paradores playeros en el verano, la presencia en la Feria del Libro o en las exposiciones agroganaderas en la Rural; el reparto de banderas cada 25 de mayo por parte de Radio 10; los conciertos acústicos en vivo de La 100 (el miércoles, a las 20, en su auditorio de Mansilla 2668, será el turno de Juanse, el líder de Los Ratones Paranoicos, que presentará su último disco); el concierto clásico y multitudinario de cada fin de año de Amadeus; las visitas a distintos puntos del país de Gira Continental o del camión de Mitre; el "estudio abierto" de Los 40 Principales, con figuras relevantes nacionales e internacionales de la música popular o el Crucero de los Enamorados, de Vale.

Si el Gobierno se muestra bastante inactivo con respecto a la TV, en cambio, en lo que se refiere a la radio, no se queda quieto así no más: en junio de 2007, el entonces presidente Néstor Kirchner autorizó el funcionamiento de La Voz de las Madres, emisora que dirige Hebe de Bonafini; también el año pasado el Comfer entregó licencias a radios comunitarias y a comunidades indígenas, en tanto que en los últimos días adjudicó más licencias de FM en distintos puntos del país.

En estas horas, la radio vuelve a ser noticia: el miércoles, RadioTEA hará una jornada especial, entre las 19.45 y las 21, en su sede de Lavalle 2258 para que alumnos y público en general puedan apreciar cómo se hace un programa de radio en vivo, y al día siguiente, a las 18.30, Radio Nacional presentará su nueva programación (ver Pág. 2).

* * *

En cuanto a sus ganancias, parece que el tiempo de las vacas gordas está volviendo a la radio, la Cenicienta de los medios, ya que recibe muchísimo menos dinero, a pesar de su innegable penetración, que la TV abierta y de cable, los diarios y las revistas.

El crecimiento del 15% en la facturación durante 2007 podría estirarse este año otro 20% más. El año último los principales grupos recaudaron algo más de 165 millones de pesos, repartidos casi en partes iguales en la AM y en la FM. A la hora de contar los billetes, va primero el grupo Hadad (Radio Diez, Mega, Amadeus, Pop y Vale), secundados por CIE (Rock & Pop, Aspen, Blue, América y Metro), el grupo Clarín (Radio Mitre, La 100 y Mitre 810) y Radiodifusora del Centro (Cadena 3).

La filosa y lúcida cita de Ezequiel Martínez Estrada, que abre Siempre los escucho , el último libro sobre radio de Carlos Ulanovsky (Emecé, Buenos Aires, 2007) sirve también para cerrar esta columna: "Si hay algo que responda simétricamente a la ciudad, como voz que le sale del alma, es la radio; imagen sonora de la ciudad. Lo cosmopolita y lo cursi; lo grosero y lo poderoso; lo noble y lo guarango. La voz de la radio resume lo que Buenos Aires piensa, siente, codicia".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.