Mar del Plata. Regreso a la comedia blanca