Ricardo Arjona recrea su idilio porteño en el imponente Circo Soledad