Ruiz dio otra lección de buen cine