Sabina registra su versión más lavada