Suscriptor digital

Salma Hayek: "La industria en Hollywood cambió y los depredadores están aterrorizados"

Fuente: Archivo
(0)
13 de mayo de 2018  • 22:07

Tras la ola de denuncias de acoso a mujeres desatada tras el caso Weinstein, la actriz mexicana Salma Hayek dijo que la realidad de la industria cambió en Hollywood, y lanzó: "Los depredadores se están escondiendo y están aterrorizados; se siente; es una atmósfera muy palpable".

Así lo recalcó la artista en una conferencia del ciclo Mujeres en movimiento que fue celebrada en el marco del Festival de Cine de Cannes, donde también participó en una marcha de la alfombra roja el sábado por la noche uniéndose a otras 81 mujeres del sector, incluidas Cate Blanchett, Ava DuVernay, Kristen Stewart y Patty Jenkins, contra la desigualdad de género en el cine.

Hayek expresó la esperanza que el movimiento #MeToo ofrece para que los hombres reexaminen sus propios roles, tanto en la industria cinematográfica como en la sociedad en general. "Es un momento muy emocionante para los hombres; tienen la oportunidad de volver a pensar qué significa ser un hombre". Al observar la forma en que el movimiento ha impulsado a hombres y mujeres a trabajar para lograr una solución común, dijo: "Es algo que estamos haciendo juntos".

La actriz, que también es productora, ve señales tangibles de que la problemática sobre la igualdad de las mujeres en el cine ha cambiado. "Está sucediendo", insistió, y agregó que hay varios espacios donde ahora puede presentar proyectos y antes no. En su caso, este año vendió cuatro propuestas de televisión (junto a otras dos en preparación), y firmó un acuerdo con la compañía Lionsgate. "Este año vendí cuatro programas de televisión a diferentes puntos de venta y estamos desarrollando cinco películas, todas sobre mujeres", dijo. Como productora, remarcó la lucha que significa encontrar escritoras y directoras. "No puedo encontrar suficientes porque la industria necesitará tiempo para ponerse al día; están todas ocupadas, porque están teniendo nuevas oportunidades", aclaró.

"Ahora, las mujeres tienen que dar un paso adelante y mostrarles a los hombres: 'miren lo que estaban perdiendo todo este tiempo'", subrayó la actriz, a pesar de que reconoce que aún queda mucho trabajo por delante. Sobre la paridad salarial, sugirió que es aún una utopía.

Hayek asesoró a mujeres jóvenes que trabajan en el cine para encontrar una forma de canalizar sus frustraciones sobre la desigualdad y el acoso sexual en el lugar de trabajo. "[Tomando] lo que se convertiría en enojo, indignación, humillación y convirtiéndolo en productividad. Tienes que tomar esa sensación e inspirarte", dijo.

Al reflexionar sobre sus muchos años abogando por las mujeres y los latinos, y el potencial transformador de #MeToo, la actriz también se refirió a las consecuencias del tiroteo en la escuela Parkland como una señal de cómo la lucha por la igualdad de género podría provocar un cambio social más amplio.

"Creo que el movimiento de los estudiantes después del ataque en Florida comenzó porque vieron el movimiento #MeToo", dijo, y agregó que fueron las estudiantes mujeres las que ayudaron a provocar la protesta. "Cuando empiezas a ver a las personas defender sus derechos y ser escuchados, se vuelve contagioso", opinó.

Hayek ha estado a la vanguardia del movimiento Time's Up desde diciembre, cuando escribió un destacado artículo para The New York Times sobre el comportamiento abusivo al que, según ella, Harvey Weinstein la sometió durante la realización de la película Frida, distribuida por Miramax en 2002.

La actriz dijo que mientras una ola de mujeres levantó acusaciones contra Weinstein el año último año, el magnate solo respondió directamente a las expuestas por Lupita Nyong'o y, por ella, cree que solo respondió a ellas dos, diciendo que sus declaraciones eran "inexactas", porque son "mujeres de color ".

"Esto fue una estrategia de los abogados, porque somos los más fáciles de desacreditar. Es un hecho bien conocido que, si eres una mujer de color, la gente te cree menos. Si podía desacreditarnos a nosotras, entonces quizás podría desacreditar al resto, por lo que fue a por los que pensó que eran los eslabones más débiles ", lanzó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?