San Sebastián, a punto de levantar el telón