Scarlett Johansson marca el límite

La actriz, que prefiere seguir manteniendo su vida privada alejada del centro de la escena, aseguró que no quiere que la encasillen y que en unos años se ve trabajando detrás de cámaras
(0)
9 de enero de 2009  • 13:56

Scarlett Johansson tiene una férrea decisión: mantener separada su vida profesional de la personal. Así fue como ningún paparazzi pudo entrometerse en su ceremonia de casamiento realizada en septiembre último en un exclusivo resort en Canadá donde le dijo "sí, quiero" al actor Ryan Reynolds.

Y aunque contesta algunas preguntas sobre cómo va su matrimonio, prefiere seguir preservándolo de todo lo que se dice en la prensa del corazón, que ya la embarazó y la divorció varias veces.

Durante una entrevista con la revista Harper´s Bazar, la actriz comentó que "fue fácil" la transición entre su vida de soltera y de casada. "Todo es natural y calmo, como debería ser", expresó. Además, reiteró que es aún muy joven como para estar pensando en tener hijos y que no entiende la manía de los medios de insistir con esos rumores.

Por ahora está concentrada en su trabajo y en evitar que la encasillen, ya que usualmente la convocan para interpretar "a la sexy distracción". "Siento que generalmente hago un personaje atrapado entre dos amores", dijo. Y agregó: Es difícil ser una actriz de 24 años y no ser encasillada. Muchos de los personajes que me ofrecen son o `la linda´ o sino al estilo Juno".

Asimismo aseguró que como todo actor quiere participar de un Western y que se ve en el futuro más detrás de cámaras que delante de ellas.

En los próximos meses, se estrenará su primer corto que dirigió y escribió y fue protagonizado por Kevin Bacon. Esta historia formará parte de la producción New York, I love you, donde también debutará como directora su colega Natalie Portman.

Lección. Johansson está feliz que Barak Obama haya sido elegido presidente de los Estados Unidos, es más, ella fue una de las estrellas de Hollywood que se sumó activamente a su campaña.

Pero no todo fue alegría, ya que también aprendió una dura lección. Tras contar en un programa que Obama la había llamado para agradecerle su apoyo, apareció una nota diciendo que ella estaba enamorada del político. Y como consecuencia se armó un debate al respecto. "Hablando de sexismo. Si yo fuera George Clooney no hubieran publicado eso. Era un hecho que yo estaba en pareja, pero igual la gente decía ´cómo me atrevía a querer romper el matrimonio de Obama con Michelle´ Y yo por mi parte me preguntaba qué era toda esa locura", comentó. Finalmente, él tuvo -su equipo- que sacar un comunicado aclarando todo. "Yo estaba mortificada, pero aprendí mi lección", aseguró.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.