El escenario. Se amplía el menú para el espectador inquieto