Las series norteamericanas tienen más personajes homosexuales, pero también sufren más violencia