Better Call Saul más cerca de Breaking Bad

En la segunda temporada de la serie de Netflix, Jimmy McGill se convierte en Saul Goodman, el inescrupuloso abogado que conocimos en Breaking Bad
María Fernanda Mugica
(0)
16 de febrero de 2016  

Goodman, un abogado en su laberinto
Goodman, un abogado en su laberinto Crédito: Netflix

ALBUQUERQUE.- Es martes de tacos en el set de Better Call Saul . Extras vestidos con traje y técnicos con walkie talkies se acercan a las mesas ubicadas debajo de unos toldos para elegir si quieren comer tacos de pato picante o de carne estilo coreano, todo con un sinfín de condimentos.

La comida, una vuelta de tuerca del plato típico mexicano, marida perfecto con el paisaje desértico de las afueras de Albuquerque, Nueva México. Esta ciudad del sudoeste de los Estados Unidos se hizo conocida en todo el mundo gracias a Breaking Bad y ahora es el hogar de Better Call Saul, la precuela de la exitosa serie, que cuenta cómo un abogado entusiasta llamado Jimmy McGill (Bob Odenkirk) se convierte en Saul Goodman, un letrado de dudosa moral que, uno años después, ayudará a Walter White con sus problemas legales derivados de la elaboración y venta de anfetaminas.

Tras el almuerzo llega el tiempo de filmar un episodio de la segunda temporada de la serie de Netflix, que desde hoy se podrá ver en la Argentina. Los episodios estarán disponibles de a uno por semana, al ritmo de su estreno en los Estados Unidos.

La locación que sirve como set es un edificio de oficinas vacío que en la ficción se convierte en el buffete de abogados Hamlin Hamlin McGill, del cual es socio Chuck, el hermano de Jimmy McGill.

La presencia de un grupo de periodistas de medios internacionales en el set, entre los que se encuentra LA NACION, genera preocupación en los encargados de prensa: el acecho del spoiler.

Lo que sucede en la segunda temporada de la serie es tratado como secreto de Estado. Nadie quiere arruinarle al público las sorpresas que Vince Gilligan, Peter Gould y su equipo de guionistas prepararon para estos nuevos episodios.

"La primera temporada terminó con mucho dolor y una gran incertidumbre sobre qué va a hacer Jimmy luego de lo que pasó -cuenta Bob Odenkirk, quien interpreta a Jimmy/Saul, sentado en una sala de conferencias que tuvo protagonismo en la temporada anterior-. Creo que él quiere mucho a Kim (interpretada por Rhea Seehorn) y está muy apegado a ella. Jimmy es un personaje muy leal y no puede abandonar a Chuck (Michael McKean). No le va a dar la espalda a su hermano, a pesar de todo. Creo que va a ajustar cuentas. Van a aparecer personajes que harán muy feliz al público. Nos dejan decirles esto: que un personaje haya muerto en Breaking Bad no quiere decir que no pueda estar vivo en Better Call Saul. Piensen en eso. Hagan una lista", concluye, y disfruta del suspenso que acaba de crear.

Hasta hace unos años, Odenkirk era conocido como actor y guionista de comedia. Pero su trabajo como Saul Goodman en Breaking Bad acrecentó su fama y le permitió demostrar que su talento también se extiende al drama.

"Soy una persona bastante seria cuando no estoy trabajando en comedia. Cuando te dan escenas dramáticas como las que escriben Vince y Peter, no podés hacerlas de forma burlona. Hay que interpretarlas lo más honestamente posible. Las escenas más humorísticas son distintas porque el personaje se está divirtiendo, jugando con la gente, y entonces puedo hacerlo más liviano. La serie me permite actuar escenas muy diversas. Ningún actor tiene una oportunidad así. Bueno, yo y Daniel Day Lewis, pero creo que a él no se le da muy bien la comedia", bromea.

La segunda temporada lo encuentra a Odenkirk más confiado en la buena recepción de Better Call Saul, ya que tenía sus dudas cuando la serie se estrenó. "Pensé que el público nos iba a mirar con ojos hastiados porque somos un desprendimiento de Breaking Bad. No tuve mucha confianza hasta la tercera o cuarta semana, cuando me di cuenta de que no había una respuesta negativa ni una ola de odio. En gran parte se debe a cómo Vince y Peter estructuraron la primera temporada."

La charla con el actor termina cuando una asistente de producción lo viene a buscar porque ya están listos para filmar una escena que lo involucra. Por un rato, todos debemos quedarnos en silencio en la sala de conferencias para que no se escuche nada mientras filman. Después de varias tomas, concluyen la escena y quedamos liberados para recorrer los pasillos del ficticio estudio de abogados.

En un rincón, al lado de una escalera que aparece en varias escenas, está Bill, un extra recurrente que es parte del staff de abogados de HHM. En un descanso, mientras come un chupetín que hace un divertido contrapunto con su vestimenta formal, cuenta que es un desarrollador de software que se mudó de Detroit a Albuquerque cuando se quedó sin trabajo. Como era fan de Breaking Bad, se le ocurrió que sería divertido participar como extra en alguna escena de la serie y mandó su foto a la empresa de casting. Poco tiempo después lo llamaron para hacer de un agente de la DEA en la serie. Así comenzó una carrera paralela como extra en varias películas que se filmaron en Albuquerque. Ahora sigue trabajando en software de forma freelance, pero también tiene su puesto fijo como extra-abogado en Better Call Saul.

Cerca de donde Bill descansa está el baño de damas. Allí todo está preparado para filmar. Rhea Seehorn, que interpreta a Kim, una abogada con la que Jimmy tiene una relación muy cercana pero de la que aún no sabemos mucho, es la protagonista de la escena. En el plano sólo se la ve a ella conversando por teléfono con Jimmy. Odenkirk se mantiene cerca, detrás de cámara y tirando letra. Cuando terminan la escena, todos corren hacia la próxima. Menos Seehorn, que camina a nuestro encuentro.

"No hay posiciones fijas para ningún personaje. Creo que Kim todavía está descubriendo cuál es su posición moral", dice la actriz. Al menos en la primera temporada Kim parece ser una persona con nobles intenciones. Seehorn explica que no sabe qué va a pasar con su personaje, pero que le gusta que sea el punto de vista del público para poder conocer realmente a Jimmy.

Según la actriz, la respuesta del público frente a su personaje fue muy positiva. "La gente comenta detalles muy específicos y es emocionante. Tuve muy buenas respuestas de mujeres que sienten que Kim es muy tridimensional, real y que no se disculpa por ser quien es. Eso me da mucha felicidad."

La charla concluye cuando recurren a Seehorn para filmar otra escena. Un largo rato después se declara el final del día de rodaje y todo el equipo técnico empieza a juntar cables, cámaras y elementos de escenografía para dejar limpio el edificio que alguna vez tuvo oficinas de verdad.

Al alejarnos de la locación, viajando por una autopista que cruza el desierto, algo llama la atención: varios carteles que publicitan abogados con eslóganes que riman o pretenden ser graciosos. Algo así como Better Call Saul, pero en la vida real.

¿La mejor de todas?

El éxito de Breaking Bad llevó al escritor Stephen King a catalogarla como "la mejor de la historia". Más allá de lo excesivo de la afirmación, la serie que creó Vince Gilligan y protagonizó Bryan Cranston modificó el horizonte. Obtuvo premios Emmy y Globo de Oro y el sitio Metacritic le dio una calificación de 99 sobre 100, con lo cual ingresó al Libro Guinness de los Records como la mejor puntuada.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.