Un día en la vida de... Germán Martitegui. Silencio, lápiz, papel y...un menú a todo vapor