Chicos y no tanto: simpático y tierno retrato del humor cambiante en la infancia

Juan Garff
(0)
12 de julio de 2019  

Martino Gomaespuma

Nuestra opinión: muy buena

Autores: Catalina Landívar y Eugenio Deoseffe. Dirección: Catalina Landívar. Intérprete: Eugenio Deoseffe. Música: Joaquín Deoseffe y Diego Pedraza. Escenografía: Virginia Ceratto. Animación: Andrés Llanezas. Sala: C.C. de la Cooperación, Corrientes 1543. funciones: domingos, a las 15.30. Duración: 45 minutos.,

Martino tiene mal carácter. No soporta las bromas de su amigo imaginario -personificado por el mismo titiritero que lo manipula-, se fastidia con los compromisos laborales de su madre y ni piensa en ir a convivir un tiempo con su padre, al que prácticamente no conoce. Pero, niño al fin, no le queda otra que resignarse a ir a lo de su papá mientras su mamá sale de gira artística. Lo que, obvio, no mejora su humor.

Martino Gomaespuma, la premiada obra de la compañía tandilense Lupa, traza un retrato preciso de episodios difíciles de la vida de un niño de ocho años que cree que el mundo se le puso en contra. Lo sostiene y justifica en el diálogo con su amigo imaginario. Hasta que, promediando la obra, Martino descubre que la vida le puede dar sorpresas. Desagradables y también agradables.

Eugenio Deoseffe manipula con precisión a Martino, a la vez que es su interlocutor como confidente un tanto bufonesco de sus humores cambiantes, en una inteligente vuelta de tuerca del rol del titiritero en escena. Una óptima multiplicación de voces de Deoseffe da vida a Martino y la galería de personajes que lo rodea. Un dispositivo escénico móvil, enriquecido por proyecciones, permite recrear la diversidad de espacios para el desarrollo de la trama.

Martino termina descubriendo que al estar contento todo le sale mejor, incluso la voltereta más osada en su patineta. Lo que, claro, lo pone más contento aún. Deoseffe y Catalina Landívar, coautora y responsable de la puesta en escena, logran generar una propuesta ágil, aguda en la indagatoria del humor cambiante de la infancia, a la que retratan sin perder la sonrisa de la empatía.

Circo Alboroto: El Cuco

Para 4-9 años
Para 4-9 años

Qué es: los personajes del circo se enfrentan al gran cambio en sus vidas: la llegada de los hijos. ¿Cómo harán para seguir siendo artistas circenses y a la vez padres y madres? Tras la función, un taller de pirámides humanas para los más grandes. Una obra circense y divertida que cuenta la construcción de una familia en deconstrucción.

Para quiénes: toda la familia.

Dónde: en el Auditorio de Usina del Arte, Caffarena 1, La Boca, el sábado, a las 15. Entrada libre.

Saltimbanquis: canto a la solidaridad

Para 3-9 años
Para 3-9 años

Qué es: cuatro animales se unen para salir de la economía del descarte que los condenaba a ser puchero. Una dinámica puesta en escena de Pablo Gorlero para el musical de Sergio Bardotti y Luis Bacalov.

Para quiénes: para los chicos que se entusiasman cuando los buenos les ganan a los malos.

Dónde: en la Sala Muiño del Cultural San Martín, Sarmiento 1551, sábados y domingos, a las 16.30. $250; estudiantes y jubilados, $200; niños, $150.

Por: Juan Garff

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.