Sofovich, en el borde