Sólo un largo álbum fotográfico

"Mientras nieva sobre los cedros" ("Snow Falling on Cedars", Estados Unidos/1999). Producción de Universal presentada por UIP. Intérpretes: Ethan Hawke, Youki Kudoh, Max Von Sydow, Reeve Carey, Anne Suzuki, Rick Yune, James Cromwell, James Rehorn y Richard Jenkins. Fotografía: Robert Richardson. Música: James Newton Howard. Montaje: Hank Corwin. Guión: Ron Bass y Scott Hicks, basado sobre la novela de David Guterson. Dirección: Scott Hicks. Duración: 122 minutos. Para todo público. Nuestra opinión: Regular .
Fernando López
(0)
30 de marzo de 2000  

Una isla en el noroeste de los Estados Unidos donde no sólo hay fotogénicos paisajesenvueltos en la neblina, nieve cayendo sobre los bosques de cedros y barcos de pesca saliendo todos los días al mar, sino también la tradición de una convivencia más o menos cordial entre blancos norteamericanos e inmigrantes japoneses.

Entendimiento que no tuvo tiempo de afianzarse por encima del prejuicio porque la guerra en el Pacífico lo envenenó condesconfianzas y rencores. Estamos en 1954, de modo que el recuerdo de Pearl Harbour todavía está fresco, y cuando la muerte de un pescador "nativo" se produce rodeada de extrañas circunstancias, todas las miradas convergen en otro pescador de origen japonés.

De nada vale que el acusado, también nacido en la isla, haya combatido contra los nazis y merecido por ello medallas al valor; de muy poco que lo que lo incrimine sea más la sospecha de alguna discrepancia entre ellos que la evidencia de pruebas contundentes: el prejuicio impera. Los pocos que conservan el equilibrio y buscan un culpable -si lo hay- para castigarlo por lo que hizo y no por lo que es deberán aguzar el ingenio y multiplicar sus esfuerzos para hallar testimonios y pruebas que puedan aclarar el episodio.

Entre ellos hay un viejo abogado muy dado a las sobreactuaciones y un joven periodista que también ha padecido en carne propia los desencuentros raciales cuando se enamoró de una hija de japoneses. Precisamente la que hoy es la esposa del acusado.

Tales elementos -expuestos muy someramente- fueron los que el novelista David Guterson combinó (al parecer con bastante eficacia: su libro alcanzó la categoría de best seller en 1994) para construir un melodrama conmovedor en torno de los prejuicios raciales y de paso ventilar temas poco frecuentados como el del confinamiento de las comunidades de origen japonés después de Pearl Harbor.

Pero en la película la historia prácticamente queda sepultada entre imágenes puntillosamente compuestas y exhibiciones estilísticas tan llamativas como gratuitas.

El show de Scott Hicks

Hay muchas, muchísimas tomas -todas destinadas a demostrar la pericia del director Scott Hicks ("Claroscuro") y de su iluminador, Robert Richardson ("JFK", "Pelotón"), pero muy poca narración. Hicks se entusiasma con el efecto visual, con los paisajes y los primerísimos planos -tanto que a veces, la imagen se vuelve ininteligible- y con los avances y retrocesos en el tiempo, quizá con la voluntad de comprender la psicología y el ánimo de los personajes.

Pero el esfuerzo resulta bastante vano porque la mayoría de ellos están despojados de vida, son sólo figuras que se recortan plásticamente en el paisaje o que cumplen meramente con la misión de decir sus parlamentos, más como si estuvieran leyendo un cuento ilustrado con bellas fotografías que representándolo en términos dramáticos.

Sometido al exhibicionismo del director, el elenco tiene poco margen para dar espesor a sus personajes y queda relegado a un segundo plano, como toda la historia. Sólo Max Von Sydow intenta poner alguna humanidad en su papel, aunque muestra una dedicación algo excesiva para traducir la ampulosidad teatral del abogado defensor. Ethan Hawke, Youri Kudoh y Rick Yune son fotogénicos, y hay un grupo de fogueados intérpretes secundarios que presta algo de vitalidad al cuadro.

Las imágenes, claro, son muy hermosas. Pero ya se ha dicho: hay muchas tomas y escasas escenas. Lo que sería muy útil para un audiovisual, pero resulta absolutamente insuficiente si de lo que se trata es de contar una historia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?