Ultima página. Sophie Auster, por su cuenta