Talentosa cantautora uruguaya

Recital de la cantante Laura Canoura junto al guitarrista Jorge Nocetti, en la Trastienda (Balcarce 460). Nuestra opinión: Bueno
Mauro Apicella
(0)
28 de octubre de 2000  

La artista uruguaya Laura Canoura es compositora, intérprete y actriz. Comenzó su carrera profesional a finales de la década del 70 como integrante de varios grupos y a mediados de los años 80 dio sus primeros pasos como solista. Por aquellos años llegó a Buenos Aires con la banda Rumbo, pero sólo ahora desembarcó de este lado del Río de la Plata con una propuesta en solitario. El currículum de Canoura incluye participaciones en álbumes de una veintena de artistas (Jaime Roos y Hugo Fattoruso, entre otros), ocho registros propios, espectáculos teatrales-musicales como "Piaf", y actuaciones para televisión.

El concierto que preparó para Buenos Aires fue el resumen de un show que viene presentando en Montevideo junto al guitarrista Jorge Nocetti. Se trata de un recorrido por diferentes autores y temas propios que ella misma define como "un mapa sonoro de nuestras vidas". Con esto se refiere a esas músicas que marcaron su carrera y la de su socio guitarrista, que aquí tomaron una estética acústica conformada en una puesta muy simple: un micrófono, dos sillas, guitarras y la voz de Canoura.

Para abrir el show entregó tres temas que interpretó sin abandonar su asiento, y muy cerca de su actual compañero de música. A la izquierda de Nocetti había una fila de guitarras que el músico escogió según la circunstancia. Siempre lo hizo con el mejor criterio de selección y su toque fue cambiando de matices a lo largo de la noche. Pero ni siquiera cuando tomó una eléctrica le quitó la "esencia" acústica propuesta para este concierto. Sin pretensiones de protagonista, Nocetti ocupó su lugar de acompañante con notas certeras.

La labor de Canoura mostró dos facetas bien diferenciadas: su rol de intérprete y el de cantautora. Para sus composiciones buscó una expresión natural que dejó todos sus versos expuestos en primer plano. Así se escucharon desde "Lugar de mí", una pieza que tiene casi 20 años, hasta temas como "Al sur de tu corazón", "Detrás del miedo" y "El club de los martes", que integran su nueva producción, "Pasajeros permanentes".

Cuando llegó el momento de recrear esas canciones adoptó una postura menos relajada, pero más explícita desde su garganta. En su voz, "Para hacerte sentir mi amor", de Dylan, se convirtió en balada, "Insensatez" (de Vinicius y Jobim) tomó densidad y los estribillos de "La Bohemia" adoptaron giros tangueros.

La amplitud de la geografía musical tal vez haya sido excesiva: además, en su lista puso clásicos que pueden complacer a cualquier público. Visto así, el repertorio de Canoura puede entenderse como un entretenimiento para la audiencia. Sin embargo, su trabajo fue más allá. Se mostró identificada con toda esa variedad y el público pudo reconocer su talento en su manera delicada de llevar cada tema a su propio estilo y en el gesto que demostró para enfrentar los cambios abruptos que demanda el repertorio. Por ejemplo, del blusero "You make me feel like a natural woman" (de Carole King) al exquisito "Piropo", de Jaime Roos, bis para cerrar esta primera aproximación a la Argentina. Antes de fin de año, Canoura promete volver a cantar sobre el mismo escenario.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.