7 años: duelo verbal en un clima de tensión y misterio

Fuente: LA NACION
Jazmín Carbonell
(0)
12 de julio de 2019  

7 años / Libro: José Cabeza y Julia Fontana / Adaptación: Daniel Veronese / Dirección: Nelson Valente / Elenco: Walter Quiroz, Florencia Raggi, Miguel Ángel Rodríguez, Nicolás Scarpino, Martín Slipak / Luces: Marcelo Cuervo / Teatro: El Picadero, Pje. E. S. Discépolo 1857 / Duración: 80 minutos / Nuestra opinión: muy buena

Si bien esta obra tuvo un comienzo cinematográfico, cuando, en 2017, se estrenó en Netflix, 7 años es profundamente teatral. Si el cine tiene la capacidad de viajar de un espacio al otro o de mostrar varias escenas en simultáneo a través de su montaje, el teatro es experto en mostrar situaciones íntimas y conversaciones profundas. Por eso, este thriller que se despliega de a poco le sienta de maravillas al mundo teatral. Su particularidad es que este policial se soluciona conversando en una mesa chica. Por momentos de manera civilizada, en otros en un clima tenso y, finalmente, con tanta vehemencia que la diplomacia se convierte en campo de batalla. Ese imperceptible pero ascendente camino de ira está logrado por la precisa dirección de Nelson Valente y por unas actuaciones que entienden que, por momentos, "menos es más" cuando se trata de lograr clima de misterio y tensión.

Cuatro socios fundaron hace unos cuantos años una empresa a partir de un invento de uno de ellos. No se sabe de qué, pero no importa, podría ser algo relativo a un software, un emprendimiento cibernético o algo por el estilo. Las ganancias fueron trepando por las nubes y ellos, cada uno desempeñando un rol específico dentro de la empresa, comenzaron a convertirse en millonarios. A costa, claro, de renunciar prácticamente a tener una vida fuera del trabajo. Por eso, Verónica (Florencia Raggi), a cargo de los números, comenzó de a poco a desviar impuestos hacia cuentas secretas como modo, tal vez, de recuperar algo de todo eso que se estaba perdiendo de vivir. Los compañeros la siguieron. Ese es el punto de partida en que el mundo parece desmoronarse: los descubrieron, pero han decidido que uno solo de los cuatro absorberá la responsabilidad de ir siete años a la cárcel. La decisión deben tomarla en las próximas horas. Como solos no pueden, llamaron al mejor mediador de la ciudad para que los ayudara a tomar esta decisión. Miguel Ángel Rodríguez encarna a este sujeto mucho más común que estos cuatro socios extravagantes.

El vestuario ayuda a remarcar y diferenciar las diferentes personalidades en juego: el capo (Walter Quiroz), el vulnerable (Nicolás Scarpino), el canchero (Martín Slipak) y la sensible (Florencia Raggi). Después, solo quedará averiguar cuánto vale la libertad.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.