Bañeros..., ¿la obra en la que nadie ensaya nada?