Opinión. Biografía de un viejo teatro