En el Payró. Brillante juego entre manipuladores