Opinión. Britten, Shakespeare y la magia de las hadas