Teatro. Buenos intérpretes para una historia débil