Caos que invade el escenario

(0)
30 de agosto de 2001  

"Demasiado viejo, demasiado lejos..." Una creación de Gonzalo Hurtado a partir de textos de Samuel Beckett. Intérpretes: Agustín Morettini, Marcelo Fazzari, Silvina Hurtado, Andrés García Dietze, Susana Doeyo, Miguel Montes y Pablo Lloret. Asistente: Florencia García Dietze. Dirección: Gonzalo Hurtado. En La Carbonera.

Nuestra opinión: regular.

Un grupo de personajes intenta contar una historia, pero parecería no haberla. Entonces se muestran tal como son, hablan, narran hechos, entran y salen del espacio escénico, apenas se relacionan. A medida que el espectáculo avanza, ellos van dejando huellas, marcas, en una realidad que los convulsiona demasiado.

De a ratos, la noticia de un crimen los provoca, pero esa información se mezcla con sus realidades individuales, con sus momentos de felicidad o tristeza; llega cuando tal vez se sientan abandonados o cuando están intentando escuchar al otro. Entonces, esa noticia cae en el vacío y lo peor es que habla de un niño que mató a su abuela.

La naturalidad del caos

"Demasiado viejo, demasiado lejos..." es un espectáculo que parte de ricas ideas, habla de un caos cotidiano, común al de cualquier espectador, un caos en el que nadie repara porque se ha transformado en natural.

Siguiendo ciertos lineamientos beckettianos -también se utilizan textos del autor irlandés-, esta compañía busca que sean los personajes los que definan el drama del hombre contemporáneo, pero para que eso suceda se hace necesario que ellos sean sumamente potentes, enteros, y que los actores en el acto de la representación demuestren una fuerte convicción, porque de lo contrario no podrán trascender.

En este trabajo, sólo las actrices Susana Doeyo y Silvina Hurtado demuestran una fuerte capacidad de recreación; los varones siguen un guión, una estructura que a la vez no puede contenerlos porque dentro de ella son ejes fundamentales.

De esta manera, el espectáculo pierde su sentido y termina cargándose de ese mismo caos que quiere señalar.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?