Teatro. Copeau fue un maestro muy austero