Teatro. Desde el País Vasco, monólogos cruzados por la fatalidad