Opinión. Edelweiss, florecer por siempre