El Argentino, un teatro que intenta redefinir su futuro

Tras la salida de Lombardero, una nueva temporada con muchas reposiciones
Alejandro Cruz
(0)
15 de febrero de 2013  

La renuncia de Marcelo Lombardero como director artístico del Teatro Argentino de La Plata estaba acordada desde hacía unos días. Se la iba a anunciar en cuestión de semanas, cuando Leandro Iglesias, director del teatro, diera a conocer la programación de la sala. Pero anteayer, ante la consulta de LA NACION, Lombardero reconoció que esa misma tarde había decidido apartarse de su cargo, aunque en términos formales lo dejará el 1° de marzo. A partir de ese momento, ciertas estrategias se diluyeron.

"Son ciclos", esbozó el artista que ocupó igual responsabilidad en su recordada gestión, junto al mismo Iglesias, en el Teatro Colón. Su ciclo en el Argentino culmina con un telón de fondo indisimulable: la crisis económica que atraviesa la provincia y que, por lógica transitiva, afecta a la sala. "Su partida la veníamos charlando desde hace rato; a lo sumo se precipitaron los tiempos. Es una pena enorme que se vaya. Dejó mucho acá. Igualmente, seguirá trabajando en alguna producción para el Argentino. No nos podemos dar el lujo de perderlo", es lo primero que atina a decir Iglesias.

La dupla de Iglesias, como director general, y Lombardero, como director artístico, llegó al Argentino hace algo más de cuatro años. Fueron convocados por Juan Carlos D'Amico cuando era presidente del Instituto Cultural. En julio del año pasado, D'Amico renunció a su cargo. Argumentó razones personales. Sin embargo, desde hace pocos días preside el Complejo Teatral de Artes Escénicas, nuevo organismo que reúne al Argentino, al teatro Auditorium de Mar del Plata, a la Comedia Provincial y al Organismo Artístico del Sur, de Bahía Blanca (ente que desde hace tiempo viene atravesando infinidad de penurias). Es en su nuevo rol que apunta: "Fue un lujo tenerlo a Lombardero. Pero estamos atravesando una etapa difícil y no se le puede pedir una actitud heroica. Sólo me quedan agradecimientos".

Cónclave

Hace 10 días hubo una reunión clave que, se podría especular, fue fundamental para que el mismo Iglesias no dejara la dirección de esa gran nave de cemento ubicada en el corazón de La Plata. En ese cónclave estuvieron Daniel Scioli, gobernador de la provincia; Jorge Telerman, actual presidente del Instituto Cultural, y D'Amico. Durante el encuentro surgió la idea de crear la estructura que hará eje en la problemática escénica de la provincia y, básicamente, se decidió reactivar el funcionamiento de la sala. De hecho, en 48 horas, el estado provincial giró fondos destinados a la infraestructura edilicia de la sala (uno de los tantos puntos críticos que atraviesa el teatro). Ese dinero también se está usando para la reparación del equipo de aire acondicionado, la instalación de bombas de agua en el subsuelo, la limpieza de la fachada y el mantenimiento integral de este edificio, de 60.000 metros.

Por otra parte, se acordó que en no más de 3 meses se resuelva la situación financiera de los contratos pendientes de la temporada pasada. "Eso nos alentó a seguir -continúa Iglesias-. El teatro no se cierra y esta nueva situación nos permitió elaborar un plan para defender al Argentino. Será una etapa difícil, pero vamos a pelearla. En las próximas semanas vamos a anunciar la programación. Vamos a seguir en carrera."

De esa programación, el primer semestre fue acordado con el mismo Lombardero. "Es una pieza que no tiene reemplazo, lo mismo sucedió con la partida de Alejo Pérez como director musical -vuelve sobre el tema su ex compañero de equipo-.Otra pieza vital es Martín Bauer, director del Tacec, pero él continuará a cargo de la curación del centro de experimentación. Ante las renuncias de Lombardero y Alejo Pérez no nos quedará otra que adaptarnos. El proyecto es el mismo y apostamos a su continuidad. Todo el resto del equipo está en funciones y, en la medida en que logremos estabilizar la situación del teatro, iremos avanzando en las próximas designaciones. Por ahora, nos manejaremos con una especie de sistema colegiado. Queremos que los cuerpos estables funcionen a pleno sin que esta nueva realidad que nos toca vivir nos haga renunciar a la calidad ya reconocida".

Ante este nuevo mapa de situación, durante el primer semestre de este año no habrá estrenos y prevalecerán las reposiciones. "Es fundamental normalizar la situación de la sala, y la normalización pasa tanto por el pago de los contratos que debemos como por el llamado a concurso", señala Iglesias.

En una nota publicada a fin de año, Jorge Telerman señaló que el presupuesto del Argentino este año aumentaba en un 20 por ciento. Para el número uno de la sala, ése no es el punto clave: "Me preocupa más el flujo de dinero que vayamos a tener que el monto total". El dato es clave. Para producción, el año pasado el Teatro Argentino contó con 15.500.000 pesos. Sin embargo, a fin de diciembre apenas había recibido el 29 por ciento de ese monto, una reducción que ya se cobró varias víctimas.

Entre tinieblas

El Argentino, una fábrica de ficción en estado crítico

  • Prevalecerán las reposiciones y, a partir del segundo semestre, vendrán algunos nuevos títulos. El anuncio oficial será en pocos días.
  • "El teatro no se cierra. Será una etapa difícil, pero vamos a pelearla", dice Leandro Iglesias, el director general de la sala de La Plata.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.